viernes, 29 de diciembre de 2017

Juan Ramón Payero Ulloa


El pasado 2 de febrero se cumplieron  45 años, del desembarco  de nueve valerosos soldados de la dignidad, comandados por el coronel Francisco Alberto Caamaño por la Playa Caracoles, en la bahía de Ocoa.
Uno  de esos  prohombres que llegaron con  la tarea de  combatir las injusticias del régimen imperante en esa época, fue Juan Ramón Payero Ulloa, a quien  se le conoció con el sobrenombre de Ismael.

Payero Ulloa, militante revolucionario en su Santiago natal. Panadero de profesión, era nativo del ensanche Bermúdez donde había nacido en 1951.
 
Fue un joven entregado en cuerpo y alma a la lucha social, militó en una celula del movimiento revolucionario 14 de junio,.
Junto a varios jóvenes fundó en 1964, el club Luz y progreso.

Enfrentó con el fusil en las manos a la tropas interventoras norteamericana en el año 1965.. Muere en combate, el 21 de marzo de 1973, en la loma El Mogote, Bonao.


En 1996, Con el propósito de honrar la memoria de este hijo ejemplar, que ofrendó su vida por la causa de la libertad y la justicia social, se construyó una plaza recreativa a la que se dio su nombre, erigiéndose un busto.

Hoy  está plaza creada para el esparcimiento y disfrute de los vecinos luce deteriorada, en total abandono, los bancos destruidos, además se han robado las astas de la bandera y los cables del alumbrado; los árboles dañados y el entorno arrabalizado, algo impropio de un espacio en el cual se rinde homenaje a una figura del significado histórico de Payero Ulloa.
En enero de 2013, se conoció infausta  noticia de la destrucción  y robo del Busto del héroe Nacional. 

Si este hecho vandálico nos indignó  nos llenó de consternación en aquel momento, hoy nos produce desconcierto y cierta desazón, constatar con  impotencia,  que a casi cinco años, el daño no ha sido reparado, ignorando la dignidad del héroe.

Hoy a nadie le importa que hace cinco años, unos rateros hayan destruido el busto de un mártir de la Patria  y que el mismo no se haya repuesto y la plaza en donde se ubica, esté totalmente abandonada.

No se entiende la indiferencia y desdén hacía un Mártir de la Patria” de parte de las autoridades de la alcaldía de Santiago de los Caballeros.
De nuevo  reclamamos la intervención de las autoridades para que se reponga la escultura en  homenaje a un hombre que sacrificó su vida a en procura de  un régimen de progreso, Paz y Libertad.

Hacemos llamado a los vecinos y ciudadanía en general para que reclamen la intervención de las autoridades para la rehabilitación que devuelva el decoro a este espacio, que además de tener un valor cívico, es un bien público.

“Si pasan por el Ensanche Bermúdez, en Santiago; procuren ver el monumento a la degradación moral: Un pedestal sin busto, Un Héroe irreverenciado, por aquellos en quienes pensó legar un mundo mejor con su inmolación”.